TODO PERIS
Página oficial

El arnes


¿Para qué sirve?

Lo habitual es que sacamos a nuestras aves a volar a diario en una habitación, esto es buenísimo para ellos ya que se ejercitan, pero en
una habitación no van a poder volar extensiones muy grandes, ni tampoco tener contacto con el césped ni nada similar. El arnés tiene como fin que podemos sacar al ave a volar al exterior de la casa sin el peligro de que se escape volando. Hay muchos que no están de
acuerdo con este método porque repiten la frase "las aves no son perros que se pasean con correa"... pero con este sentido los perros tampoco deberían utilizar correas, algo que es imposible ya que si sacamos a pasear a un perro sin corra podría ser atropellado por algún vehículo solo por dar un ejemplo, así que hay que adaptarse al lugar en el que vivimos y tomar medidas para que los animales no sufran accidentes por nuestra culpa. Entonces, ya que tenemos un ave en cautiverio debemos proporcionarle, algo "similar" a su vida en libertad,
claramente nunca va a llegar a ser tan libre como si lo estuviera pero por lo menos intentaremos llegar a un punto máximo.  Por lo que la frase "las aves no son perros para pasearlas con correa" es una frase sin sentido ni lógica que repiten muchas personas sin molestarse
en ponerse a pensar un segundo que esa frase no tiene coherencia ninguna.

¿Cómo son los arneses?

Los arneses, por lo general son de tela. La parte que va en el cuerpo del ave, debe ser una tela resistente, para que el loro no la rompa con el pico. Después se necesita una correa, que esta debe ser de una tela elástica, porque si el loro tira demasiado, el elástico se va a estirar y no le va a frenar de repente el vuelo. El arnés va a sujetar al ave por el cuerpo, mediante un sistema de cintas cruzadas y las alas van a quedar totalmente libres para que el loro vuele sin problemas. Es ajustable para que se ajuste al cuerpo del ave, y no haya riesgos de que escape.
Aquí unas fotos de algunos arneses comerciales para ver como son,
 


 
¿Todas las aves pueden usar un arnés?

La respuesta es no. Las aves que están preparadas para usar un arnés son aquellas, que no tienen nada de miedo a sus dueños, y que se dejan manipular sin problemas, por lo tanto no les va a ser estresante que su dueño lo toque para ponerle el arnés. Además el loro, debe confiar plenamente en su dueño, así cuando está en el exterior ve como una zona segura la mano, el brazo
o el hombro de su dueño para posarse si se asusta de algo. Por lo tanto un ave miedosa no esta capacitada para utilizar un arnés, ya que se estresaría mucho y podría llegar a escaparse en el exterior. Así que hay que tener mucho cuidado y conocer bien al
ave para decidir si va a disfrutar del paseo o no lo va a hacer. Por lo general las aves que mejor lo aceptan son las de mayor tamaño (Guacamayos, cacatúas, ninfas), pero todo depende del loro, por ejemplo un periquito nada miedoso y muy confiado en su dueño puede llegar a disfrutar del paseo.
 

¿Cómo se coloca un arnés?

En teoría el mecanismo es muy sencillo.  Primero que nada, los arneses, traen en la parte del vientre una cinta que va a rodear al ave de forma horizontal, esta cinta tiene un pasador de plástico, por donde pasa la cinta, con el objetivo de que se ajusta al cuerpo del ave. Por lo tanto lo primero que hay que hacer es agarrar el pasador, y moverlo  de manera que la cinta del vientre quede bien abierta. Entonces lo que hacemos es tomar las dos cintas cruzadas de arriba y separarlas con los dedos para pasar por allí la cabeza del loro. Una vez que el loro ya tiene la cabeza en el arnés, tenemos que pasar las alas por los huecos de los costados, como la cinta del vientre va a estar bien abierta, solo va a hacer falta levantar con un dedo las puntas de las alas para que queden arriba de la cinta del vientre. Y luego
agarramos l pasador de plástico y ajustamos la cinta del vientre, para que quede pegada al loro. Y listo, el loro ya tiene el arnés. Un punto importante es que para mover el pasador de plástico, tengamos que hacer fuerza, porque si queda flojo el arnés puede salirse con facilidad.
En qué lugar utilizarlos.

El fin de los arneses es que podamos sacar a las aves al exterior sin correr el riesgo de que se escapen. Lo ideal, es que si vivimos en
una casa con jardín lo saquemos allí, para que camine por la hierba, vuele un poco alrededor nuestro para luego volver al brazo o mano de quien sostiene la correa.  También podemos posar al loro en la rama de algún árbol, pero teniendo sumo cuidado de que no se vaya a enredar la correa en alguna rama, por lo tanto si hacemos esto hay que tener la correa bien corta.  

Ahora si no tenemos una casa con jardín, podemos buscar algún espacio tranquilo y abierto para sacarlos, en el viaje podemos llevar al
loro en una jaula de tamaño pequeño, en un transportador, o en el hombro con el arnés, por ejemplo si es un viaje en auto. Lo ideal es elegir un lugar tranquilo, sin mucha gente, ni animales que puedan hacerle daño (gatos o perros).  Una vez en el lugar podemos ponerlo un poco en el suele para que camine y luego animarlo a volar para luego aterrizar en el brazo o la mano.

El proceso de adaptación.

Si tenemos un loro que no es nada miedoso, y que su comportamiento es adecuado para usar un arnés, tenemos que comenzar con un
proceso de adaptación, mediante "asociación positiva".  Es importante que la adaptación sea gradual, y no de golpe, así que hay que tener mucha paciencia, y tomárselo con mucha calma. Por lo general es más fácil que lo acepten las aves jóvenes.

* Como ejemplo, esta es mi periquito Kiwi adaptándose al arnés.

1) Ver el arnés por primera vez.


Lo ideal es que el loro este fuera de la jaula, en un parque o percha T. Entonces lo que podemos hacer es tener el arnés en la mano y a su
vez tener también algo de comer que le guste mucho en la misma mano. Así el loro lo va asociando de manera positiva. Su el loro come el alimento que llevamos en la mano junto con el arnés ya es un logro enorme. Debemos llevar el arnés en la mano un rato para que el loro se vaya acostumbrando a verlo, este primer proceso puede demorar días o semanas.  Una vez que el loro ya no se asusta de ver el arnés, podemos acercárselo a las patitas, a ver si se anima a picotearlo un poco, si lo hace, esto es un gran avance.

 
Y para finalizar este primer paso, aquí hay un video extraído de de google, de una ninfa, que esta siendo adaptada al arnés, mediante la asociación positiva, come una espiga de panizo, mientras ve el arnés, www.youtube.com/watch


2) Tocarle el cuello.


Cuando le pongamos el arnés, dos cintas van a rodearle el cuello, así que hay que acostumbrarlo un poco a esa sensación. Podemos empezar por acariciarle el cuello con la correa del arnés, al principio va a intentar picotearlo, pero luego se va a quedar quietito, ya que le va a gustar que lo acaricien.  

3) Ponerle el arnés sin abrochar.

En este paso, ya podemos proceder a colocarle el arnés. Lo haremos muy suave primero abrimos bien la cinta del vientre alejando el pasador, segundo le pasamos la cabeza por las cintas del cuello, y se la sacamos, luego le damos un premio. Luego volvemos a ponerle el arnés, y una vez que tiene la cabeza dentro, levantamos las puntas de las alas y las pasamos para afuera de la cinta del vientre. No abrochamos la cinta del vientre, por esta vez la vamos a dejar suelta. Lo premiamos y le quitamos el arnés.
 

4) Ajustar la cinta del vientre.

En este paso repetiremos las acciones de arriba, lo que varia es que este vez si vamos a ajustar el pasador al vientre del ave. Una vez ajustado hay que premiarlo.
 

 

5) La primer salida al exterior.

Lo ideal es sacarlo al jardín de la casa, pero si no tenemos jardín, no hay mas remedio que buscar algún parque tranquilo sin animales que puedan dañar al loro. Primero que nada le colocamos el arnés, y luego lo transportamos al exterior, puede ser en la mano, un trasportín o la jaula.  Luego podemos ponerlo en el suelo, para incitarlo a caminar. Lo ideal es hacerlo de a dos personas, así el loro vuela de una a otra, si lo llamamos, pero si no, podemos dejarlo que vuele si el lo desea. Las primeras salidas, va a estar algo tímido, así que debe ser corta, unos 5 minutos. Con el tiempo el loro va a aprovechar al máximo las salidas, volando mucho y jugando con la hierba y los troncos de los arboles.

En resumen, 
  • El arnés es algo que solamente pueden utilizar las aves muy confiadas, nunca aves asustadizas, ya que podrían escaparse o tener una experiencia traumática con el arnés. 
  • Otra cosa importante es revisar siempre el arnés, y si este tiene la mínima rotura hay que cambiarlo por uno nuevo automáticamente. 
  • La correa siempre debe der elastizada, porque sino cuando el ave estira el máximo de la corra, esta le cortaría el vuelo de repente y puede hacerle daño. 
  • Si es un ave de gran tamaño nunca utilices pasadores de plástico, ya que puede romperlo, lo ideal es que sean de metal.
  • Nunca te saltees los pasos, la adaptación debe ser lenta y mediante asociación positiva.
Ahora, si no tienen plena confianza en la reacción que puedan tener tus aves con un arnés y tengas miedo de que escapen, no te arriesgues a sacarlos con un arnés, sino que con soltarlos en una habitación a volar a diario es suficiente 

Y por ultimo aquí unos cuantos videos extraídos de google, de varias aves volando con sus arneses:

En este video, se puede ver a una ninfa volando en la playa con su arnés, va de una persona a otra,
http://www.youtube.com/watch?v=AKCxkohGzJw

Acá se puede ver a otra ninfa volando en un parque, http://www.youtube.com/watch?v=jfVDvx65IJ8

Y aquí por ultimo otro loro con su arnés en el exterior, http://www.youtube.com/watch?v=kyEIZxtx8eo